Fue campeón con Arsenal de Sarandí y con River Plate, jugó en Estudiantes de La Plata, estuvo en Italia y hasta disputó un Mundial con su seleccionado. Hoy en día está libre, ofreciéndose gratis para jugar en cualquier club.

Se trata del colombiano Carlos Mario Carbonero. El volante está atravesando uno de los momentos más complicados de su carrera: resulta que frecuentes lesiones lo han alejado de su mejor nivel, al punto de llegar a que ningún equipo quiera contratarlo.

En River, ganó el Torneo Final 2014 de la mano del reconocido entrenador Ramón Ángel Díaz. Su gran nivel lo llevó hasta el Mundial de Brasil y luego dio el salto a Europa, donde jugaría en el Cesena y la Sampdoria de Italia, respectivamente. Fue en este último equipo en el cual las lesiones nunca lo dejaron tranquilo, por lo que se vio obligado a regresar a su país en el año 2017 para jugar por el Cortuluá, pero allí sólo pudo alternar en apenas seis partidos.

Este año, la situación para él no mejoró, sino todo lo contrario: ni un club se mostró interesado en ficharlo. Inclusive, Carlos Carbonero se ofreció a jugar gratis, pero no hubo equipo alguno que le abriera las puertas. Esto le generó una gran depresión.

“Las lesiones me han hecho más fuerte, aunque en diciembre estuve a punto de dejar a un lado el fútbol profesional porque hasta quise ir a jugar gratis en varios equipos del fútbol colombiano. Todos me cerraron las puertas: tres equipos de la B y cuatro de la A”, confesó.

En la actualidad, Carbonero entrena en calidad de invitado en el Deportivo Cali. Su idea es no perder ritmo y estar listo para cuando una oportunidad de trabajo se le presente.

“Estoy contento por haber realizado la pre-temporada, soy un jugador libre, ya estoy recuperado completamente y a la espera de que un equipo me dé la confianza y yo poderle retribuir jugando bien al fútbol”, dijo un esperanzado jugador de apenas 28 años de edad.

Comenta con Facebook