Un nuevo escándalo de racismo en el fútbol ha surgido. Uno de los mejores mediocampistas, y además campeón del mundo en 2014, ha denunciado actos de racismo en su contra y por eso ha decidido renunciar a la selección nacional de su país.

El alemán, Mesut Özil, ha anunciado su renuncia de la selección alemana mientras “permanezca el sentimiento de racismo y falta de respeto”.

En un comunicado oficial en su cuenta de Twitter, escribió: “Después de considerarlo mucho tras los recientes acontecimientos, ya no jugaré para Alemania a nivel internacional, mientras permanezca el sentimiento de racismo y falta de respeto. El trato que he recibido de la federación hace que no quiera vestir más la camiseta de la selección”

“El presidente Grindel (presidente de la DFB) me dice ‘alemán’ cuando ganamos, pero me llama ‘inmigrante’ cuando perdemos”, sentenció el futbolista alemán de ascendencia turca.

Comenta con Facebook