​Si bien ​Lionel Messi siempre admitió que su ídolo era Pablo Aimar y que trataba de imitar sus movimientos una vez que entraba a la cancha, l​a Pulga también tuvo otros referentes argentinos en sus inicios en el Barcelona, según confesó su primer agente, Josep Minguella. A continuación, reviviremos una curiosa anécdota.

El representante español revivió una anécdota del año 2003, cuando Juan Román Riquelme formaba parte del plantel culé mientras el rosarino ya era observado por todos y marcado como la mayor promesa de La Masía.

Josep Minguella, primer agente de Messi:

“Lío a veces venía a casa a comer. Recuerdo una vez que vino también Riquelme. Todavía puedo verle sentado en el fondo de la mesa a la pulga, desde donde miraba así, por debajo del pelo, a Román. Lo observaba como si fuera Jesucristo”.

“A veces Messi venía a casa cuando hacíamos alguna barbacoa. Recuerdo una en concreto a la que vinieron Riquelme, Rochemback, Motta y algún otro jugador. La hicimos una tarde-noche y aún puedo verle sentado en el fondo de una mesa desde donde miraba así, por debajo del pelo, a Riquelme. Lo observaba como si fuera Jesucristo Superstar. ¡Claro! Para él era el ’10’, jugaba en el primer equipo del Barça y era su gran ídolo. Pero sólo lo miraba porque Lío era muy discreto y le tenías que sacar las palabras”, confesó Minguella en Diario Sport.

Además, habló de la calidad humana del crack: “Creo que el Barça ha tenido doble suerte con este jugador, la hemos tenido todos los barcelonistas. Primero, por la calidad excepcional que tiene a nivel deportivo y segundo, porque después de tantos años que ha pasado en el Barça, no ha tenido nunca ni un solo problema extradeportivo. Está casado, con tres críos. Acaba el entrenamiento y desaparece”, finalizó.

Comenta con Facebook