Wayne Rooney, un “viejo rockero” de 32 años, ha vuelto a tomar protagonismo, pero esta vez ha sido con el DC United en la Mayor League Soccer de Estados Unidos.
La acción se dio en el cotejo entre el DC United y el Orlando City. Corría el minuto 95, el partido estaba empatado 2-2 y, en un córner a favor del DC, el arquero fue a cabecer. Como era de esperarse, la defensa del Orlando despejó la pelota y, cuando el delantero de dicho club se disponía a llegar a la portería rival sin oposición para hacer el gol de la vicoria, Rooney hizo una carrera a máxima velocidad de 60 metros, le robó la bocha y lejos de quedarse ahí avanzó, hasta que se le dio la chance de tirarle el centro a Luciano Acosta, quien concretaría el gol del triunfo final por 3-2 mediante un cabezazo certero.

 

 

Comenta con Facebook